Blog

SUELO RADIANTE CON AEROTERMIA

Publicado por:

El suelo radiante con aerotermia es uno de los mejores sistemas de calefacción para el hogar. Permite un gran ahorro en consumo eléctrico y proporciona un mayor confort. Desde GERCOASTUR, como empresa de aerotermia, le queremos explicar en qué consiste la aerotermia y las ventajas cuando se combina con un sistema de suelo radiante.

Ventajas del suelo radiante con aerotermia

A diferencia de otros sistemas de calefaccióncon el suelo radiante el reparto de calor es más homogéneo, no reseca el ambiente y se evitan las corrientes de aire. Es mucho más agradable caminar por un suelo que no nos deja los pies fríos.

Los materiales tienen una vida útil muy larga y no requieren mantenimiento. Además al no necesitar de equipos radiadores es mucho más seguro para los niños y no condiciona el diseño de las estancias.

Si dispone de algún otro sistema de generación de calor distinto a la aerotermia, como por ejemplo calderas de biomasa, geotermia o energía solar se lo podemos adaptar para disfrutar de un suelo radiante. Cualquiera de ellos logra su máxima eficiencia con este sistema de calefacción. Adicionalmente recomendamos que para sacar el máximo partido siempre es conveniente que la casa disponga de un buen aislamiento que evite las fugas de energía.

Presupuesto de instalaciones de aerotermia

El precio de una instalación de aerotermia para suelo radiante varía en función de los metros cuadrados, la tecnología y la marca. En GERCOASTUR trabajamos con las mejores marcas para ofrecer las mayores garantías, los equipos más eficientes y duraderos. Solicite presupuesto mediante nuestro FORMULARIO DE CONTACTO y le ofreceremos el mejor precio en suelo radiante con aerotermia. Lo habitual es utilizar el suelo como emisor de calor, pero si por alguna razón no es posible también podemos utilizar paredes o techos.

Su coste de instalación es superior a un sistema tradicional de radiadores, sin embargo por su modo de funcionamiento a la larga permite un mayor ahorro y confort. Por un lado reducirá drásticamente el consumo eléctrico y por otro lado es capaz de mantener una temperatura constante sin disparar el gasto.

Cuando se utilizan radiadores lo habitual es encender sólo cuando estamos en casa, en cambio la bomba de calor funciona todo el tiempo e incrementa su temperatura cuando estamos en el hogar. Aunque parezca más costoso en realidad es más eficiente. La clave está en que no deja que se enfríe la casa, así no será necesario un gran esfuerzo energético para volver a la temperatura deseada.

0
  Artículos relacionados